Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando…

Blanqueamiento dental casero

Blanquearse los dientes es sumamente caro. Los mejores tratamientos, con láser, son los más caros, si bien sus resultados son más dramáticos y duraderos.

Otra alternativa buena, pero muy cara, es el sistema BriteSmile, que en Chile lo ofrece la clínica Cipo. Entre los tratamientos menos efectivos están los que realiza el dentista con unas sustancias que el paciente debe ponerse en la noche con un molde que el especialista manda a hacer con la forma particular de la dentadura.

Estos son recomendados para personas que han perdido algunos tonos de blancura, por la edad o el consumo de café, tabaco o por el uso de algunos medicamentos. Es incómodo, pero el tratamiento no dura más de cinco noches y obviamente es mucho mejor que los que venden por la TV (tipo Llame Ya!) o algunos que están empezando a llegar a Chile y que se venden en farmacias.

Este tratamiento que realiza el dentista se puede hacer en casa, ahorrando mucho dinero, del siguiente modo

En una tienda de deportes se compra una protección dental para boxeadores. Esta viene con instrucciones para amoldarla con agua caliente a la forma de la dentadura de uno.

En una empresa que venda implementos para odontólogos (dental supply en Chile), comprar un set de blanqueamiento profesional.

El que yo compré hace años por $30.000 era marca Colgate y se llamaba algo así como Platinum Professional Withening.

El set incluía varios tubos de una especie de pasta dental que se supone servían para una vez cada tubo, pero era mucha cantidad y me alcanzaba para 3 o 4 veces cada uno, quizás haciendo más largo y efectivo el tratamiento (o quizás no…).

También venía con una caja para guardar la placa dental, un manual y una de esas tiritas para comprobar los colores (puras leseras).

Antes de poner la pasta en el molde o placa dental (alias protección para boxeadores), hay que lavar los dientes a la perfección.

Durante todo el tratamiento no es bueno tomar té, café, vino tinto ni fumar.

Reconozco que a pesar de la conveniencia en dinero de hacer esto en casa, era difícil quedarse la hora o media hora que había que estar con la pasta puesta.

Al final usé la pasta como pasta de dientes una vez a la semana, (como para mantener la blancura, pensaba yo), usando una cantidad mínima de la pasta para hacerla rendir.

De todas maneras, creo que esto es más efectivo que cualquier pasta blanqueadora que se vende libremente (es cosa de ver la cantidad de compuesto activo que traen versus esas que compré en la empresa mayorista especializada).

(Advertencia: sólo para dentaduras básicamente sanas y para dientes de verdad, no con coronas)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/* */